Credo Doctrinal


Afirmamos las creencias históricas sostenidas por los cristianos a lo largo de los siglos.
Estamos comprometidos con estas doctrinas fundamentales:

Biblia

Creemos que la Biblia es la Palabra de Dios, que es divina y singularmente inspirada, absolutamente confiable y tiene la autoridad suprema en todos los asuntos de fe y conducta.

Dios

Creemos en Dios Padre, Creador del cielo y de la tierra, perfecto en santidad, infinito en sabiduría, inconmensurable en poder. Nos regocijamos porque Él es misericordioso con los pecadores, porque escucha y contesta las oraciones y salva del pecado y la muerte a todos los que vienen a Él por medio de Jesucristo.

Jesucristo

Creemos en Jesucristo, el Hijo unigénito de Dios, concebido del Espíritu Santo, nacido de la Virgen María, sin pecado en Su vida, haciendo expiación por el pecado del mundo por Su muerte en la cruz.

Creemos en Su resurrección corporal, Su ascensión al cielo, Su intercesión del sumo sacerdote por Su pueblo y Su regreso personal y visible al mundo según Su promesa.

Espíritu Santo

Creemos en el Espíritu Santo, que vino de Dios para convencer al mundo del pecado, la justicia y el juicio, y para regenerar, santificar y consolar a los que creen en Jesucristo.

Humanidad, Salvación y Eternidad

Creemos que todos somos pecadores por naturaleza y por elección, pero que "tanto amó Dios al mundo que dio a su único Hijo, para que todo aquel que cree en él no se pierda, mas tenga vida eterna".

Creemos, por tanto, que aquellos que aceptan a Cristo como su Señor y Salvador se regocijarán para siempre en la presencia de Dios y aquellos que rehúsan aceptar a Cristo como Señor y Salvador serán separados de Dios para siempre.

Ordenanzas

Creemos en la Iglesia, un cuerpo espiritual vivo del que Cristo es la cabeza y del que son miembros todas las personas regeneradas.

Creemos que una iglesia visible es una compañía de creyentes en Jesucristo, enterrados con Él en el bautismo y asociados para la adoración, el trabajo y el compañerismo.

Creemos que a estas iglesias visibles se les ha encomendado la observancia "hasta que Él venga", las ordenanzas del bautismo y la Cena del Señor; y que Dios ha puesto sobre estas iglesias la tarea de persuadir a un mundo perdido para que acepte a Jesucristo como Salvador y lo entronice como Señor y Maestro. Creemos que una vida recta, las buenas obras y el interés social adecuado son productos esenciales del evangelio.

Iglesia

Creemos que la misión de la iglesia es glorificar a Dios en la adoración corporativa, edificarse en la fe mediante la instrucción de la Palabra y comunicar el evangelio al mundo. Cada iglesia es independiente y autónoma y debe estar libre de injerencias de cualquier autoridad eclesiástica o política; que, por tanto, Iglesia y Estado deben mantenerse separados por tener funciones diferentes, cumpliendo cada uno con sus deberes libres del dictado o patrocinio del otro.